Algunas personas leen cuando quieren relajarse, antes de ir a dormir o en otro momento determinado del día. Los libros, además de aportarnos nuevos datos, conocer diferentes narrativas, pueden ayudarnos a expresarnos mejor.

Los libros nos hace más inteligentes

La lectura de cualquier tipo de género, desde leer un periódico a una novela, aumentan el vocabulario de los individuos. Esto a la vez está relacionado con una mayor inteligencia, esta afirmación fue demostrada a través de un estudio publicado en la revista ‘Child Development’, en 2014, Su conclusión fue que los niños con mejores habilidades, cuando tenían 7 años, obtuvieron las calificaciones más altas en los test de Cociente Intelectual.

La lectura mejora el sueño

Muchas personas tienen como hábito leer antes de ir a dormir, aunque muchas veces nuestros teléfonos móviles nos roban ese tiempo. Sustituir la lectura por echar un vistazo a nuestras redes sociales antes de acostarnos puede perjudicar a la calidad de nuestro sueño porque la luz que emite nuestro móvil reduce la producción de la melatonina en el cerebro, es decir de la hormona que nos dice cuándo dormir.

La lectura reduce el estrés

Al igual que leer antes de dormir nos ayuda tener un sueño de más calidad, también reduce el estrés y ayuda a relajarnos. Vivimos en un mundo en el que continuamente estamos sometidos a momentos de estrés. La Universidad de Sussex en el Reino Unido publicó un estudio donde explicaba que la lectura reduce los niveles de estrés en un 68 %, una cifra superior a la que puede aportar escuchar música o dar un paseo. Además, dedicar unos 6 minutos a la lectura reduce el ritmo cardíaco y la tensión muscular.

Los libros pueden mejorar las habilidades sociales

Hemos explicado que la lectura tiene beneficios como reducir el estrés o mejorar la calidad del sueño, pero también es una forma de escapar de nuestro día a día, de desconectar. Las personas que leen ficción tienen una mejor capacidad de entender que las creencias, deseos y pensamientos de las personas son diferentes a los suyos y por tanto esto genera que sean más empáticos.

La lectura frena el deterioro cognitivo

La memoria, el lenguaje, la atención, la conducta, el aprendizaje o la orientación pueden alterarse por los trastornos cognitivos. Suele darse en personas mayores, uno de los trastornos cognitivos más extendido es el alzheimer.

Varios estudios han demostrado que la lectura puede prevenir los trastornos cognitivos o frenarlo. Leer libros es una de las actividades que estimula la mente y por tanto puede retrasar la demencia.

 

 

 

Fuente: https://www.cope.es/actualidad/vivir/noticias/beneficios-los-libros-salud-20200423_690416